PGC 11

Capítulo 11: ¿Adónde quieres que tu lord vaya?

La expresión estupefacta de Han Yunxi era extremadamente detestable para el hombre, quien levantó su espada para apoyarla contra su cuello otra vez.

«¡Apresúrate!», dijo con impaciencia, como si canalizara un espíritu despiadado.

Recuperando su juicio, Han Yunxi se maldijo a sí misma desde lo más profundo de su corazón. ¿Qué tan patética era? Después de inhalar profundamente, ella logró componer sus sentidos.

«Deja la espada a un lado. De lo contrario, si mi mano resbala y causa un accidente, no será mi culpa».

«¿Me estás amenazando?». El hombre entrecerró sus ojos.

«Puedes tomarlo de esa forma, sí». Aunque este hombre era un festín para los ojos, Han Yunxi no era una tonta perdidamente enamorada. Valoraba su vida, pero realmente era más difícil concentrarse en su trabajo cuando la amenazaban. Si Han Yunxi hubiera levantado la mirada en ese momento, lo habría visto entrecerrar los ojos hasta que se convirtieron en líneas. Era una mirada lo suficientemente incisiva como para cortarla en carne picada. Pero, ¿qué importaba si él era feroz? ¿Quién le dijo que terminara a merced de otra persona?

Lentamente, la espada fue retirada.

Han Yunxi no dijo mucho, pero usó un hisopo de algodón para inspeccionar la herida, seria y alerta. La eliminación de toxinas se dividía en dos pasos: uno, expurgar el veneno, y dos, diluir sus restos.

Expurgar significaba encontrar una forma de extraer los venenos del interior del cuerpo, mientras que diluir generalmente se refería a los venenos que no podían ser expulsados. La dilución requería el uso de ciertas drogas y toxinas para disolver el veneno existente. De los dos, la expurgación de venenos era la habilidad más fuerte de Han Yunxi.

Había dos formas de eliminar un veneno. Una empleaba agujas de acupuntura, mientras que la segunda utilizaba medicamentos. La acupuntura en sí misma fue suficiente para expulsar la mayor parte del veneno, luego aplicando varios medicamentos para absorber las toxinas restantes que se filtraron afuera. Después de un análisis exhaustivo, Han Yunxi estaba convencida de que el veneno de este sujeto podía ser expulsado por completo. Era una lástima que ella no tuviera todos los ingredientes que necesitaba.

Sin emitir un sonido, ella extrajo sus agujas de acupuntura. Diferentes secciones del cuerpo correspondían a diferentes venenos y acupuntos (1). Un médico ordinario podría necesitar algún tiempo para encontrarlos, pero era una tarea sencilla para ella.

«Va a dolerte, sé paciente».

El hombre no respondió, pero la miró por debajo de sus ojos entornados.

Se suponía que Han Yunxi era una mujer fea, entonces, ¿cómo era que su apariencia rivalizaba con toda la capital, atontando a la población? Se suponía que era débil y cobarde, entonces, ¿qué era este coraje e imponente actitud frente al peligro? Ella claramente era la inútil señorita de la familia Han, entonces, ¿por qué sus habilidades de acupuntura eran tan exquisitas?

Han Yunxi no tenía idea de las sospechas del hombre porque estaba ocupada buscando acupuntos. Sus delicadas cejas se anudaron en concentración mientras buscaba, emanando un aire completamente serio y profesional. Era el tipo de dignidad impresionante que dificultaba a la gente interrumpir su trabajo. Mientras el hombre observaba, ni siquiera notó que estaba cada vez más embelesado. Sólo pensó que esta mujer no era tan molesta cuando estaba concentrada en completar una tarea.

A medida que más y más agujas fueron insertadas en sus acupuntos, su herida comenzó a rezumar sangre negruzca. El flujo se volvió abundante, casi al punto de ser repugnante, pero Han Yunxi no se inmutó mientras limpiaba el desastre con tal de prevenir que infectara los otros cortes en su cuerpo.

No fue hasta que la herida comenzó a rezumar sangre fresca y roja, que Han Yunxi retiró sus agujas, limpió la herida, aplicó un poco de bálsamo para coagular la sangre y vendó todo con gasas y vendajes. Sus acciones durante todo el proceso fueron hábiles, ágiles y ordenadas, hechas de una manera sistemática que tomó menos de dos horas.

A pesar de que ella no quería asumir la responsabilidad por la vida de este hombre, de todas formas, eliminó la mayor cantidad de veneno que pudo. En cuanto a los rastros de toxinas que quedaban en su cuerpo… sin tratamiento adicional, dependería de los dioses decidir el destino de este hombre. La medicina que ella había aplicado en su herida era sólo para reducir la inflamación mientras inhibía temporalmente los efectos del veneno. Si ella fuese a buscar medicinas adicionales, no habría forma de deshacerse de este hombre. Esta era la residencia del Duque de Qin y hoy era su noche de bodas, y su marido debía regresar en cualquier momento. Si él descubría que ella estaba aquí con otro hombre, ¡estaba muerta!

Este sujeto, ¡cuanto antes se vaya, mejor! ¡Será mejor si nunca regresa!

Han Yunxi le entregó unos paquetes de hierbas medicinales y dijo con seriedad: «Toma esta medicina una vez al día y estarás bien en unos pocos días. Date prisa y vete».

Quién diría que el hombre sólo alzaría sus cejas para responder: «Han Yunxi, esta es tu noche de bodas. ¿Adónde quieres que tu lord vaya?».

¿Nani? (2)

 


[1] Acupuntos —abreviatura de ‘puntos de acupuntura’.

[2] Nani (纳尼) —el pinyin para el texto literalmente dice “nani”. Una exclamación prestada del japonés. ¿Nani? = ¿Qué?


Anterior | Siguiente

 

Noctua’s twig

¡Un capítulo más y seré libreeeee~! *Lanza su ramita al aire*

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s