PGC 10

Capítulo 10: Quítate la ropa.

¿Quitarse la ropa?

Un peligroso destello brilló en los ojos del hombre. Era obvio que estaba disgustado, e incluso en la oscuridad Han Yunxi podía sentir que la estaba observando.

«¿Qué estás mirando? Si no te la quitas, ¿cómo se supone que voy a examinar la herida? Eres un hombre y yo una mujer, así que soy yo quien está en desventaja, no tú». Han Yunxi terminó de hablar antes de moverse para tomar acción ella misma. El presidente Lin del Hospital Soaring Cloud tenía las palabras correctas en mente. Ante un médico, no había diferencia entre hombres o mujeres. Por lo menos, Han Yunxi se había acostumbrado a tales cosas desde hace tiempo. Cuando sus manos se acercaron, el hombre las apartó de una bofetada como si aborreciera la idea de que una mujer lo tocara.

«Lo haré yo mismo». Incluso ahora, su tono glacial carecía de todo rastro de calidez. Aunque el veneno no era de ninguna manera superficial, este hombre todavía poseía una buena cantidad de fuerza. Él rápidamente se quitó sus túnicas exteriores.

A decir verdad, Han Yunxi no veía mucho en la oscuridad. Dado que el cuerpo humano no difería mucho, ella podía encontrar los principales puntos de acupuntura con los ojos cerrados, por lo que insertó dos agujas en los puntos de acupuntura de su corazón para detener el avance del veneno. Luego, recolectó muestras de sangre cerca de la lesión misma. El hombre instantáneamente sintió las agujas aliviar algo de la presión alrededor de su pecho y gradualmente relajó su guardia.

«Espera un minuto, iré a buscar una luz». Ella se levantó para entrar a la alcoba, aprovechando la oportunidad para poner las muestras de sangre dentro del sistema de desintoxicación de su dimensión de bolsillo para analizarlas. Los resultados fueron un tanto inesperados.

Este veneno era una mezcla de varias toxinas de serpiente. Había diferencias entre el veneno de las serpientes de los tiempos modernos y los antiguos, por ejemplo, muchas serpientes del pasado se habían extinguido en el presente, por lo que ella no tenía reservas del antiveneno en sus depósitos. Incluso le faltaban los ingredientes necesarios para hacer uno.

Después de darse cuenta de su situación actual, Han Yunxi tocó la herida en su cuello hecha por la espada y se sintió inusualmente tranquila. Bien, no había forma de evitarlo si no tenía el medicamento. Ese despreciable asesino, matando gustosamente al inocente por capricho, ¡no era como si ella realmente fuera a salvarlo! Así que extrajo algunos ingredientes que podrían retrasar la aparición del veneno, así como algunas herramientas de su profesión, y regresó con su linterna a cuestas.

Bajo la guía de la luz de la lámpara, Han Yunxi pudo distinguir mejor las características del hombre a medida que se acercaba. Aunque él estaba sentado, ella podía ver por sus extremidades que este hombre tenía una figura excelente; al menos, era muy alto. Poco a poco, la luz se fue acercando. Cuando finalmente iluminó sus facciones, Han Yunxi quedó atónita.

¡Cielos!

Este hombre…

A pesar de ser un asesino, su rostro no estaba cubierto. Los contornos indiferentes y severos de sus rasgos enmarcaban un rostro que parecía haber sido tallado por los dioses mismos. A pesar de que había sido herido, no parecía alguien que había sido forzado a una posición difícil. En cambio, todo su cuerpo emanaba el aire respetable y digno de un monarca, dominante y majestuoso. Cualquiera de pie delante de él se sentiría un poco inferior. Aunque la luz reveló su rostro, no iluminó sus ojos. Esas profundas y oscuras pupilas parecían capaces de asimilar todo y a todos en este mundo. Eran estos ojos los que miraban fríamente a Han Yunxi como si trataran de succionarla dentro.

Ella lo miró aturdida, su mano temblando tanto que la linterna cayó al suelo. Había visto muchos hombres extraordinarios antes, pero tenía que admitir que este tenía las mayores ventajas.

«¿Por qué sigues perdiendo el tiempo?». El descontento hombre no tomó bien la reacción de Han Yunxi. Sólo entonces ella apartó la mirada deprisa, recuperando su compostura una vez más.

«No he comido nada en todo el día, por lo que mi agarre era débil».

Hablando, ella levantó la linterna y se acercó, negándose a mirar su rostro. Dejando la luz a un costado, se arrodilló junto a él y distribuyó su bálsamo, hisopos de algodón, gasa multiusos, y plantas medicinales. El hombre miró desconcertado los delicados hisopos de algodón y la gasa multiusos. «¿Qué son estos?».

Han Yunxi fingió no escuchar mientras levantaba la cabeza hacia la herida. Tan pronto como ella puso los ojos en su pecho, no pudo darse la vuelta.

¡Este hombre tenía un excelente físico!

Era un torso saludable, con abdominales firmes y piel que brillaba casi color bronce a la luz de la lámpara. Tenía cierto atractivo salvaje que hacía difícil mirar hacia otro lado. ¡Esto era una prueba de que el dicho de “ninguna diferencia entre hombres y mujeres en los ojos de un médico” sólo era cierto en ciertas situaciones! Han Yunxi se olvidó de la herida para estudiar este cuerpo, las puntas de sus orejas volviéndose cada vez más rojas y rojas…


Anterior | Siguiente

 

Noctua’s twig

Admito sinceramente que este fin de semana estuve ocupada (charlando y comiendo en el parque con mis amigos), por lo que no tuve tiempo de traducir hasta ahora… Por lo que me amaneceré e  intentaré traducir hasta el capítulo 12 para cubrir estos 3 días, como lo había prometido (— n —)

A partir de esta semana subiré capítulos de lunes a viernes, porque generalmente los sábados y domingos desaparezco. Pero quién sabe, quizás uno que otro día les de una linda sorpresita.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s