PGC 2

Capítulo 2: Vergonzoso; vuelve mañana.

¿Era el día de su boda y la casamentera estaba gritando ‘terrible’ en las calles? Tenía que estar haciéndolo a propósito.

Han Yunxi se preparó para levantar las cortinas de la ventana y ver cuál era el problema, pero se detuvo a reconsiderarlo. Una nueva novia estaría renunciando a la etiqueta si ella mostrase su rostro al público antes que a su esposo. ¿Los ancestros no la ahogarían en saliva si hacía semejante cosa? Renunció a la idea y decidió escuchar silenciosamente. Era obvio que la conmoción había atraído a bastantes espectadores.

«Aiya, está mal, ¡hemos tomado el camino equivocado! En la bifurcación de antes debimos haber girado a la derecha, ¡pero fuimos a la izquierda!». La vieja casamentera parecía estar al borde de las lágrimas mientras gritaba.

«Y he aquí yo pensando que algo serio había pasado con tanto alboroto. Este camino también conduce a la residencia del Duque de Qin».

«Sí, sí. Niñera Wang, eres siempre tan atolondrada. ¿Cómo puedes decir semejantes palabras de infortunio en el día de la boda? ¿No fuiste tú quien nos llevó por el camino de la izquierda antes?».

Mientras los portadores del sedán hablaban por turnos, la casamentera Wang pisoteó el suelo con fuerza y exclamó: «¡Soy atolondrada! ¡Malas noticias! Tomar este camino implica viajar por dos horas más, ¡lo que significa que la nueva novia perderá la hora auspiciosa! (1)».

Cuando estas palabras surgieron, el grupo entero quedó en silencio.

Las horas auspiciosas eran algo que no sólo los ancestros, sino también la gente contemporánea tomaba seriamente. Pasó un largo tiempo hasta que uno de los portadores del sedán preguntó: «Entonces… ¿Deberíamos regresar y tomar el camino correcto?».

«¿Qué estás diciendo?». La vieja casamentera dio un vicioso pisotón, formándose una grieta en su gruesa capa de colorete y polvo por su temperamento. «Una recién casada nunca puede retroceder (2) o desandar los caminos que ya ha viajado. ¿La estás maldiciendo para que se divorcie y regrese a su casa?».

Al oír esto, el portador del sedán se quedó sin palabras.

Han Yunxi rodó sus ojos dentro del cubierto sedán. Esta casamentera obviamente quería retrasarla a propósito. La familia del Duque de Qin no había enviado a nadie para escoltarla y el novio siquiera estaba aquí, sólo esta vieja casamentera.

Ni siquiera habían cruzado el umbral de la puerta del novio y aquí estaba la mujer con un espectáculo de fuerza. Perder la hora auspiciosa significaba que la familia del Duque de Qin podía culparla por todas las desgracias que ocurriesen en el futuro. Han Yunxi deseó poder bajarse de la silla del sedán y rechazar el matrimonio, librándose de su marido por completo. Pero, con su experiencia, sabía que había chacales y lobos en la casa de su prometido, y tigres y leopardos en la suya propia. Tras asumir la identidad de esta desagradable, inútil, señorita de la familia Han, no podía permitirse el lujo de ser imprudente. Sólo podía ir paso a paso. En cualquier caso, fue la Emperatriz Viuda quien la había ofrecido como prometida y el Emperador quien ordenó el matrimonio. Le gustaría ver a la residencia del Duque de Qin atreverse a intentar algo contra ella.

La casamentera discutió el asunto con los portadores del sedán por un rato antes de decidir que sólo podrían apresurarse. Los cuatro portadores del sedán corrieron por sus vidas, sacudiendo violentamente a Han Yunxi dentro. Pero aun así perdieron la hora auspiciosa y llegaron una hora tarde.

La residencia del Duque de Qin tenía sus solemnes puertas fuertemente cerradas. Incluso las puertas laterales estaban cerradas, aunque la entrada estaba rodeada por una multitud de residentes de la ciudad que hacía tiempo se había reunido para cotillear y discutir entre ellos.

«He oído que Han Yunxi es extremadamente horrenda, no es de extrañar que el Duque de Qin ni siquiera esté dispuesto a mostrar su cara».

«Heheh, incluso las principales bellezas del mundo quieren casarse dentro de la casa del Duque de Qin, ¿de qué vale Han Yunxi? Apuesto a que incluso si entra, permanecerá sola en una alcoba vacía por el resto de su vida».

«Aun así, esa mujer tiene las agallas para aparecer una hora tarde. Yowch, ¡esperé tanto tiempo que mi cara ha empezado a doler!».

Si esta fuese la Han Yunxi del pasado, ¿no habría llorado hasta la muerte al oír estas palabras? Desafortunadamente, la actual Han Yunxi no era nada parecida a esa tímida, retraída mujer, quien se había rendido hace mucho. Ignorando las dificultades, sintió el tumor crecer en su rostro mientras ojeaba al otro lado de las cortinas. Las puertas delanteras de la residencia del Duque de Qin estaban desiertas, y no había decoraciones de boda en ninguna parte. Si no fuese por el sedán nupcial descansando en la entrada, nadie sabría que esta familia estaba recibiendo a una nueva novia hoy.

Tal fría y triste escena era un claro mensaje para Han Yunxi de que ella no era bienvenida, que ellos ni siquiera la querían aquí. La niñera Wang estaba en este momento golpeando la puerta, sus movimientos muy ligeros. Un rato pasó, pero no hubo reacción de las puertas principales. Una puerta lateral se abrió, y un viejo portero apareció al otro lado, sin intenciones de salir.

La niñera Wang corrió aprisa, asumiendo un aire profesional mientras sonreía y reía alegremente. «¡La nueva novia está aquí! ¡La nueva novia está aquí!».

Quien diría que el viejo sirviente sólo les dirigiría unas miradas antes de hablar desdeñosamente: «La Gran Concubina Imperial tiene órdenes. Puesto que ha perdido la hora auspiciosa, ¡vuelva mañana!».

Cuando terminó de hablar, la puerta se cerró con un ¡pah!

 


(1) Hora auspiciosa” (吉时 / jishi) — Horas de suerte en el día en las cuales la buena fortuna sigue ciertas acciones. También se aplica a días, meses, estaciones, etc.

(2) “Una recién casada nunca puede retroceder” — Las novias que eran llevadas hasta las familias de sus esposos debían seguir adelante. Retroceder era igual a rechazar el matrimonio, lo cual podía desprestigiar a la familia de la novia y arruinar sus perspectivas futuras.


Anterior | Siguiente

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s